noticias

C.S.I.R.

La pesadilla no termina

Pese a levantar el nivel con respecto a la fecha pasada, Independiente no pasó del empate 1-1 ante Juventud Unida, en “La Catedral”. Dos rachas que parecen no acabar: 13 partidos sin ganar, y la falta de victorias durante toda la temporada ante rivales directos.

Después de haber jugado su partido más flojo en el torneo (Flandria), Independiente Rivadavia se presentaba en el Bautista Gargantini ante su público, sabiendo dos cosas: que peor que el martes pasado era imposible jugar, y que de local (y más aún, ante un rival directo) no puede dejar pasar la oportunidad de subirse al tren de la victoria. De a ratos, y principalmente en el primer tiempo, pudo entender estas premisas.

Debut del 4-4-2 como dibujo táctico, y cuatro cambios, para tratar de buscar el ansiado golpe de efecto en un plantel muy golpeado, especialmente desde lo anímico. Adentro Viscarra, Gómez Andrade, Cerutti y Sosa; afuera Arciero, Rébola, Encina y Curuchet. Si bien el nuevo esquema (principalmente, por los intérpretes elegidos) no varió mucho de lo que venía mostrando el equipo, al menos se vio un mediocampo más equilibrado, combativo y que no dejó jugar a los rivales que más saben con la pelota, tal es el caso de Ramírez.

Cardozo desde afuera hacía revolcar a De León en 13’, siendo esta la ocasión más clara hasta la llegada de la primer emoción de la noche. Salida rápida del local buscando a Sergio Sosa, quien juntó marcas rivales y descargó en el momento justo para la llegada al vacío de Cerutti. Este remató a portería y el desvío en Morello hizo estéril cualquier reacción de De León. 1-0 en 31’, delirio en el parque, y el desafío de ir por más, aprovechando el mal momento del adversario.

Inmediatamente lo tuvo de vuelta Cardozo exigiendo a De León, apelando a un recurso poco utilizado por el equipo: el remate de media y larga distancia. Se vieron buenos minutos en este pasaje del partido, con una “Lepra” criteriosa, administrando el balón de la mejor manera, y con la intención de no pasar ningún sobresalto defensivo.

A los 43’, Viscarra intentó jugar para Aracena con un cabezazo demasiado corto. Blanco leyó la jugada y cuando iba a quedar cara a cara con “Piti”, Yeimar Gómez Andrade termina cometiéndole infracción. López (quien se encontraba muy lejos de la jugada), se apoyó en su asistente Vázquez para sancionar la pena máxima de manera errónea, ya que la falta fue afuera del área. Poco le importó a Alexis Blanco, quien con suma categoría, acarició el balón a la izquierda de un Aracena que eligió el otro palo, decretando la igualdad.

Baldazo de agua fría, teniendo en cuenta que no habíamos pasado sobresaltos en defensa, y el gol de ellos llegaba por un error propio y del árbitro. Con todos estos fantasmas y mochilas a cuestas, Independiente debía irse a los vestuarios, con la misión de reponerse anímica y mentalmente a las adversidades en la segunda parte.

La intensidad de “La Lepra” bajó en el segundo tiempo. Si bien contamos con situaciones, está claro que el gasto se había dado el primer tiempo, y el hecho de quedarnos con las manos vacías había influido en los jugadores.

Lo podríamos haber ganado con la increíble situación de cabeza perdida por Tarragona tras una buena cesión del “Colo” Sosa en 18’, o con el centro-arco del inexpresivo Curuchet minutos después de haber ingresado. También es cierto que lo podríamos haber perdido sino fuera pq Aracena estuvo muy atento para atorar a Ada en un mano a mano, o si el “Gringo” Maidana no ponía la pierna tras el remate del mismo jugador visitante, cuando Aracena estaba totalmente vencido.

Finalmente el partido concluyó 1-1. Independiente mejoró con respecto al partido anterior, pero no fue suficiente para asegurar los 3 puntos. También hay que reconocer que la vara estaba muy baja tras la presentación en Jáuregui, y que era prácticamente imposible repetir una actuación tan o más deslucida que esa. No pudo ser, la igualdad no sirve casi de nada, y ahora tendremos que ir a buscar a Lomas De Zamora, contra Los Andes, lo que no dejamos pasar en nuestra casa.

INDEPENDIENTE RIVADAVIA: (1) Cristian Aracena -c-; (4) Alexis Viscarra, (2) Yeimar Gómez Andrade, (6) Sergio Rodríguez Budes, (3) Mauro Maidana; (7) Mauro Cerutti, (8) Gastón Gónzalez, (5) Fausto Montero, (10) Diego Cardozo; (9) Cristian Tarragona, (11) Sergio Sosa. DT: Alfredo Berti.

Cambios: 27’ ST (17) Facundo Curuchet x (7) Mauro Cerutti y (16) Hernán Encina x (Gastón González); 41’ ST (18) Hernán Gautier x (11) Sergio Sosa.

No ingresaron: (12) Rodrigo Lugo, (13) Alejandro Rébola, (14) Rodrigo Arciero, (15) Franco Dolci.

Amonestados: 42’ PT (2) Yeimar Gómez Andrade, 40’ ST (9) Cristian Tarragona, 45’ST (6) Sergio Rodríguez Budes.

JUVENTUD UNIDA: (1) Lucas De León; (4) Exequiel Narese, (2) Matías Marchesini -c-, (6) Emiliano Capella, (3) Manuel Morello; (8) Alfredo Ramírez, (5) Augusto Max, (11) Diego Barrado; (10) Renzo Tesuri; (7) Gastón Ada, (9) Alexis Blanco. DT: Carlos Macchi.

Cambios: 28’ ST (14) Daian Vocos x (8) Alfredo Ramírez; 33’ ST (15) Carlos Soria x (11) Diego Barrado; 41’ ST (17) Sacha Vela x (9) Alexis Blanco.

No ingresaron: (12) Rodrigo Gauna, (13) Juan Sanchez, (16) Rubén Piaggio, (18) Martín Abraham.

Amonestados: 12’ ST (8) Alfredo Ramírez, 35’ ST (11) Diego Barrado.

 

ÁRBITRO:

Ramiro López (4): si bien controló el partido sin sobresaltos, tira todo por la borda con el penal mal cobrado al visitante. Se apoya en el línea para tomar la decisión (lo cual está bien), pero esto sucede por lo lejos que se encontraba el árbitro de la jugada.

  Independiente Rivadavia Juventud Unida
Tiros al arco 6 3
Remates totales 9 5
Córners 10
Tarjetas Amarillas 3 2
Tarjetas Rojas

 

Disfrutá de las mejores imágenes del partido, cortesía de nuestro fotógrafo, Abel González: