noticias

C.S.I.R.

Así se juegan las finales

Con una soberbia actuación en todas sus líneas, Independiente Rivadavia superó a Douglas Haig por 3 a 0.  Cardozo, González y Tarragona fueron los autores de las conquistas, en una noche soñada para el pueblo azul. Domingo a las 15 vs. Dálmine, el próximo escalón para la salvación.

“EL TORO”. Tarragona convierte por 2do partido consecutivo. (Gentileza Diario UNO)

El partido que todos esperábamos finalmente llegaba. Si bien Independiente juega “finales” desde que empezó la temporada, el hincha leproso sabía que la fecha 43, de local, y ante Douglas Haig, era un partido trascendental, era “el” partido. Y si a esto le sumamos que otro rival directo como All Boys cumplía su fecha libre, dejar los 3 puntos en casa era un negocio redondo por donde se lo mirara.

El clima en el Gargantini era verdaderamente intenso. La gente desde la previa jugaba su partido, era protagonista. Faltaba únicamente que los jugadores lo tomaran de la misma manera. Y como será esto que a los 10’, Gastón González ya había contado con dos ocasiones claras de gol entrando en posición de 9: volea por arriba del travesaño y cabezazo desviado, tras centros de Arciero y Cardozo, respectivamente.

Independiente pasaba por arriba al “Fogonero” en todos los sectores del campo de juego. No dejaba que el equipo pergaminense diera dos pases seguidos, y entre Montero y González controlaban sin ningún sobresalto al “Mago” Sebastián Grazzini; esto dejaba completamente aislados a Córdoba y Villalba en el ataque.

La primera emoción estaba al caer y llegó a los 25’. Mano de Villalba al borde del área sancionada por Mariano González, en una posición inmejorable para un zurdo. Si hablamos de zurdo y con buena pegada que otro que Diego Cardozo para hacerse cargo del remate…Exquisita ejecución del santafesino al palo de Argüello, quien se corrió dos pasos hacia el palo de la barrera y jamás pudo volver a su posición. Convengamos que la pelota fue tan al ángulo, que aunque hubiera dispuesto un defensor en la línea, nada podría haber hecho. Golazo y ventaja merecida.

Los dirigidos por Levato, tocados en su orgullo, atinaron con un mínimo intento de reacción. Adelantaron sus líneas y generaron algunas infracciones al borde del área. Pero nada más que eso. Berti planteó un partido en el cual ambos laterales tenían mucha preponderancia, tanto en ataque como en defensa, y el segundo gol llegó por esta vía. A los 36’, Arciero tomó la lanza por el carril derecho, hizo la pausa justa para que González picara al vacío y “cuchareando” el balón, lo dejó al rubio volante en posición de remate. El “Melli” se llenó el empeine de pelota, y con una volea fortísima, la puso por encima del arquero visitante. 2-0 y empezaba a definirse la historia.

La segunda parte comenzó con un Douglas decidido a quemar naves en ataque. El ingreso del gigante Noriega por Bazán así lo marcaba. Un remate de Grazzini desde afuera (que complicó mucho a Aracena) fue la muestra de que el visitante se venía, pero la posterior contra mal terminada por Disanto también evidenciaba que Independiente serenándose y siendo inteligente podía golear al rival de turno.

Como sucedió en el final del primer tiempo, la reacción de Douglas no fue tal, lo cual hacía crecer el nerviosismo y la frustración. El partido clave se le iba de las manos, con un Independiente inmensamente superior, que de a poco comenzaba a florearse, y se ponía más cerca del tercero que el rival del descuento.

Una larga serie de toques lo dejó a Arciero con espacio para una nueva trepada en ataque. Nuevamente el fueguino junto marcas y habilitó a Tarragona, quien perfectamente habilitado (quedó enganchado González), solo tuvo que definir ante el desesperado achique de Marcos Argüello. 3-0, y por si todavía quedaba alguna duda, partido completamente liquidado.

Créame que el resto del partido fue meramente un concierto de toques leproso, bajando la intensidad en ataque, pero con el deber del trabajo bien hecho. El visitante quería únicamente que el partido terminara, y muestra de ello es como su técnico sacó a Diego Levato (su hermano), el cual estaba amonestado desde la primera etapa. Pese a esto, y a las instrucciones de pensar en el partido que viene, parte del equipo visitante no se aguantó el “baile” que estaba recibiendo y reaccionaron con mala intención. Esto desembocó en las expulsiones de González primero, y de Córdoba después.

En 45’ recién cumplidos Mariano González se apiadó de la situación, y decretó el final del partido. Independiente hizo todo lo que debía hacer y respira aliviado en la lucha por no descender. Si bien aún faltan tres partidos, se logró pasar la responsabilidad a los rivales por primera vez. El domingo ante Dálmine tenemos una oportunidad para empezar a marcar nuestro destino en la divisional, sin dudas este plantel y cuerpo técnico, estarán a la altura.

INDEPENDIENTE RIVADAVIA: (1) Cristian Aracena -c-; (4) Rodrigo Arciero, (2) Yeimar Gómez Andrade, (6) Sergio Rodríguez Budes, (3) Mauro Maidana; (8) Gastón Gónzalez, (5) Fausto Montero; (7) Mauro Cerutti, (11) Lautaro Disanto, (10) Diego Cardozo; (9) Cristian Tarragona. DT: Alfredo Berti.

Goles: 25’ PT (10) Diego Cardozo, 36’ PT (8) Gastón González, 15’ ST (9) Cristian Tarragona.

Cambios: 20’ ST (15) Matías Villarreal x (5) Fausto Montero; 25’ ST (16) Julián Navas x (11) Lautaro Disanto; 40’ ST (17) Hernán Gautier x (10) Diego Cardozo.

No ingresaron: (12) Rodrigo Lugo, (13) Alejandro Rébola, (14) Luciano Sánchez, (18) Ignacio Irañeta.

Amonestados: 25’ PT (10) Diego Cardozo, 28’ PT (3) Mauro Maidana, 15’ ST (9) Cristian Tarragona.

DOUGLAS HAIG: (1) Facundo Argüello; (4) Mauro Bazán, (2) Leandro Gioda -c-, (6) Alejandro Cabral, (3) Fernando González; (7) Guillermo Pereyra, (5) Diego Levato, (8) Germán Rodríguez Rojas; (10) Sebastián Grazzini; (9) Jorge Córdoba, (11) Leonardo Villalba. DT: Walter Coyette.

Cambios: ST al inicio (18) Alejandro Noriega x (4) Mauro Bazán; 10’ ST (17) Duma Cristian x (11) Villalba Leonardo; 19’ ST (14) Luciano Bersano x (5) Diego Levato.

No ingresaron: (12) Emilio Di Fulvio, (13) Nicolás Henry, (15) Damián Canuto, (16) José Tamburelli.

Amonestados: 28’ PT (11) Leonardo Villalba, 31’ PT (4) Mauro Bazán, 39’ PT (2) Leandro Gioda, 32’ ST (7) Guillermo Pereyra.

Expulsados: 30’ ST (3) Fernando González, 37’ ST (9) Jorge Córdoba.

ÁRBITRO

Mariano González (5,5): Si bien en el primer tiempo dejó pegar un poco de más, en el segundo amonestó correctamente y expulsó a los jugadores de Douglas cuando debía hacerlo. Sus asistentes (Aumente y Pedro) tuvieron poca actividad, pero se destaca la acción del segundo al convalidar el gol de Tarragona, ante el reclamo del equipo visitante.

  Independiente Rivadavia Chacarita Juniors
Tiros al arco 4 2
Remates totales 8 4
Córners 5 2
Tarjetas Amarillas 3 4
Tarjetas Rojas 2